6 datos y 3 recetas del Quesillo venezolano ¡para chuparse los dedos!

Andreína González comida venezolana hogar navidad postres recetas

6 datos y 3 recetas del Quesillo venezolano ¡para chuparse los dedos!

6 datos y 3 recetas del Quesillo venezolano ¡para chuparse los dedos!



Al igual que los tequeños en las fiestas venezolanas, hay un postre que no puede faltar en ninguna fiesta venezolana: el Quesillo. Y es que, ¡la torta nunca puede ir sola! Siempre debe ir en su trío perfecto: pedacito de torta, pedacito de gelatina y pedacito de quesillo. Si no, no es una fiesta venezolana.

Pero, detengámonos hoy en el quesillo; ese delicioso postre criollo que es fascinación de grandes y chicos y que tiene un lugar especial en el corazón de todos los venezolanos.

Comencemos contándote algunos datos sobre el quesillo que probablemente no sabías:

  1. El quesillo es considerado una versión de la leche asada española. Se asemeja, pero no deja de ser único.
  2. La preparación es de origen 100% venezolano y en su estado más puro está compuesto por: huevos batidos, leche condensada, esencia de vainilla y leche líquida.
  3. No debe confundírsele con el flan, ya que el quesillo se prepara con huevos enteros y éste último solo lleva las yemas; además, si quieres más argumentos, te invitamos a hacer click aquí y convencerte con este “testimonio geek” a favor del quesillo
  4. Se le llama “quesillo” por la porosidad del postre, la cual recuerda a los hoyitos tradicionales de un queso.
  5. Si andas por México y escuchas la palabra “quesillo”, no te ilusiones mucho. Este es el nombre que le dan al queso Oaxaca en algunas partes del centro y sur del país cuando ya está deshilachado y listo para consumir.
  6. Cuenta la tradición que en cada casa hay un quesillo único y que ninguno se parecerá al anterior, bien sea porque hay quienes le ponen ingredientes más o ingredientes únicos siguiendo una receta familiar.

Ahora bien, dicho esto, creemos que es conveniente compartirte algunas recetas de quesillo para que, si aún no te has animado a prepararlo, lo hagas apenas puedas y si ya tienes tiempo sin hacer uno, igual conozcas algunas variedades que podrás probar cuando gustes.

No olvides compartir esta nota con tus amigos y comentarnos si conoces alguna receta increíble que también sepas de este rico dulce venezolano, tan venezolano como todos los productos que tenemos para ti en La Tienda Venezolana a un click de distancia de tu casa y en cualquier parte del mundo.

1. Quesillo venezolano tradicional

Quesillo venezolano tradicional

Ingredientes

  • 1 lata de leche condensada.
  • 5 huevos.
  • 5 cucharadas de azúcar (para el caramelo).
  • 1 chorrito de ron o licor.
  • Leche, en la misma medida de la lata de leche condensada.
  • Esencia de Vainilla, cantidad suficiente.

Preparación

En un recipiente metálico (que puede ser desde una lata de metal, tipo las de galletas danesas, hasta una “quesillera” si dispones de ella a mano), agrega ¼ de taza de agua y las 5 cucharadas de agua para preparar el caramelo. Mueve constantemente evitando que se queme la mezcla y hasta conseguir un color dorado.

Con el caramelo todavía caliente, espárcelo por todo el molde y luego déjalo que se enfríe.

Coloca en una licuadora: los huevos, la leche condensada y la leche. Licúa hasta obtener una mezcla homogénea (por espacio aproximado de 3 minutos). Añade al final un poquito de vainilla y otro de ron.

Incorpora esta mezcla al recipiente metálico y calienta a baño de maría por una hora y 15 minutos. Pasado el tiempo e igual que si fuera una torta, introdúcele un palillo. Si sale limpio, tu quesillo ya estará listo.

Mételo al refrigerador por 5 horas, desmolda, sirve y disfruta.

2. Quesillo de auyama (o calabaza, como le dicen en otros países)

Quesillo de auyama

Ingredientes

  • ½ kg. de auyama.
  • 5 huevos.
  • 1 lata de leche condensada.
  • 1 ½ de leche líquida.
  • 2 cucharaditas de vainilla.
  • ½ taza de agua.
  • 1 taza de azúcar.
  • 3 cucharadas de maicena o fécula de maíz (igual que con la auyama y calabaza: “fécula…” es el nombre con el que encontrarás a la maicena en algunos países).

Preparación

Precalienta el horno a 250 °C.

Sancocha la auyama sin concha hasta que esté blandita. Luego escúrrele el agua.

Licúa la auyama junto con la leche, la leche condensada, la vainilla, la maicena y los huevos.

En un recipiente o quesillera (ve en la receta anterior, las sugerencias para hacerte con un recipiente que te funcione) coloca el azúcar y el agua hasta que se forme un caramelo y vierte la mezcla de auyama en la quesillera.

Hornea a baño de maría por 35 minutos aproximadamente.

Una vez listo, espera a que se enfríe y ya puedes desmoldar y disfrutar.

3. Quesillo Navideño

Quesillo navideño

Esta variante del quesillo nos pareció increíble para estas navidades. Si quieres celebrar, puedes sustituir la tradicional torta negra por este delicioso manjar y no olvidar contarnos sobre cómo te fue compartiéndonos tus resultados.

Ingredientes

  • Frutas confitadas.
  • Pasitas de uva blanca y de uva morada.
  • Ciruelas pasas sin semilla y cortadas en 4 partes.
  • Cerezas en almíbar, escurridas y cortadas en mitades (dejar 3 para decorar).

Las frutas, pasitas, ciruelas y cerezas, deben juntar media taza en cantidad.

  • Ron añejo, como siempre, ya sabes que el nuestro es de los mejores, así que si tienes Ron venezolano a la mano, quedará mucho mejor.
  • Almendras fileteadas y nueces para decorar (opcional).

Preparación

Coloca las frutas confitadas, pasitas, cerezas y ciruelas en un plato hondo. Déjalas macerar en ¼ de taza de ron, al menos por 4 horas.

Retira el exceso de líquido (alcohol) de las frutillas. Prepara el caramelo en la quesillera, según la receta de quesillo tradicional que te compartimos más arriba. Una vez listo y frío, coloca encima del caramelo una delgada capa de frutillas.

Prepara la mezcla del quesillo, igual la que te compartimos más arriba para un quesillo tradicional. Cocina el quesillo por hora y cuarto en baño de maría. Deja enfriar y mételo a la nevera, donde tendrá que permanecer, al menos por 5 horas.

Voltéalo con cuidado. Ya listo para servir, tuesta las almendras y las nueces. Decora, sirve y disfruta.




Artículo más antiguo Artículo más reciente