Los 10 impelables en un viaje de una familia venezolana

Andreína González hogar infancia turismo

Los 10 impelables en un viaje de una familia venezolana

Foto cortesía de San Roque



Las vacaciones… ese histórico momento que esperamos todos los venezolanos para celebrar y compartir todo lo que no tuvimos oportunidad de celebrar y compartir durante todo el año. Y es que, aunque seamos de los países con más feriados en el mundo, una buena vacación es algo que siempre se agradece.

Hoy queremos hablarte sobre las vacaciones familiares. ¿Qué recuerdas de ellas? ¿Te gustaban? Acompáñanos a descubrir en un nuevo conteo los 10 impelables de un viaje en familia: una serie de costumbres, personajes y situaciones de las que no puede escapar ninguna familia venezolana.

1. Si la familia es muy numerosa y tienen varios carros, no puede faltar el nombre gracioso con que hayan decidido nombrar la aventura o en su defecto, “De Maracaibo pa’ Margarita… mirai’ vo” así como el número del carro: 1, 2, 3, 4 o hasta 6 si la familia es realmente numerosa.

2. El hábito de vestirse iguales, como si estuvieran en un plan vacacional. Bien sea con una franela o una gorra, este “must” de los viajes familiares es otro de los impelables y más que reconocidos en destinos fijos como Mérida o Margarita.

Familia

3. La “parada técnica” en un restaurante de la vía. Además de la familia, el único que se alegra en este caso es el dueño del restaurante ya que, como dice la canción de Héctor Lavoe “Llegó el día de su suerte”. Para quienes no somos ni el dueño ni la familia en cuestión, es una baja automática, ya que tendremos que rodar un poco más para conseguir el próximo restaurante abierto.

4. La multiplicación de las maletas y ese que nunca entendió que tenía que llevar sólo “1 maleta por persona”. Otro de los impelables en un viaje en familia es la cantidad de equipaje con el que se cuenta de ida y la cantidad de equipaje que regresa del viaje. Misteriosamente si salieron con 3 maletas y llegaron con 10, fue por obra y gracia del espíritu santo. Mención especial merece también aquel que, ante la advertencia, nunca escuchó aquello de 1 maleta por persona: sale con tres y sólo 7 maletas del equipaje de vuelta, le pertenecen.

Carro cargado

5. El “paco” de turno que lo piensa para martillarte porque te ve con 2 niños en el carro. Todo lo que sea operativos de Carnaval o Semana Santa implica una multiplicación de las alcabalas con la presunta impronta de que tendrás unas vías aún más seguras que de costumbre. Aunque la seguridad se la terminan procurando las mismas familias con sus hábitos de conducción, nunca dejarás de encontrarte con el guardia que quiera pedirte para el café o para el fresco sólo por verlo en la vía (Sin dejar de recomendarte que, por favor, siempre los saludes. Si no lo haces, recibirás un sonoro: “a la derecha, por favor”).

6. El dj o la dj del viaje, ese personaje que, sin haber comenzado el viaje, ya tiene una lista de canciones preparadas para disfrutar durante todas las horas que dure la travesía. No todos los viajeros están satisfechos con él o ella, pero prefieren evitarse las molestias y dejarlo que viva tranquilo poniendo “puro Disney”, “puro Beatles”, “pura salsa” y hasta “puro Justin Bieber”.

El dj

7. La tía fiestera. Esa que, aunque sean las cuatro y media de la mañana y aunque ella ya no sea una chamita, siempre te estará invitando a tomarte “una más y nos vamos” o a buscar el próximo local donde seguir la fiesta como si ya no hubiera mañana. Esa que tiene más pilas que un conejo de baterías, pero que, durante el día y sin haber tomado nada es tan seca como…

8. La simplicidad andante. Ese o esa familiar que va al viaje por el mero hecho de cumplir con la tradición, pero que, pensándolo bien, hubiera preferido mil veces quedarse en su casa viendo un maratón de su serie favorita. No se ríe en las fotos, no se anima y si acaso, respira para convivir.

9. El bebé llorón y la madre sacrificada. No nos preguntes cómo, pero en estas familias siempre habrá un bebé llorón y una madre que, en turno, le toca hacer todos los sacrificios habidos y por haber para disfrutar del viaje en familia que llevan planificando desde hace 10 años atrás.

Bueno, la madre siempre se sacrificará, de no ser que la simplicidad andante acepte ayudarla por “unos cinco minuticos” con la criatura.

El bebé llorón es de los personajes menos apreciados sobre todo en los viajes donde se comparte transporte con terceros, tipo en autobuses, aviones, ferrys, etc.

Bebé llorón

10. El fotógrafo del viaje. Ese o esa que tiene un tic nervioso en la mano y no puede dejar de documentar cada cosa que se hace en el viaje. Si la familia come, se ríe, se va de compra, incluso si se arma una discusión, el fotógrafo va y lo documenta.

Hasta hace algunos años, cuando todavía había que revelar las fotos, eso de ser fotógrafo era un trabajo para pensar pero, con la aparición de las cámaras digitales y el Facebook, el fotógrafo será la persona de la que será preferible que te escondas porque sin que se lo digas publicará esas fotos que te dejarán marcado de por vida y, si no tienes mucha suerte, las compartirá con tus vecinos y compañeros de clase para tu mayor desdicha.

Video

¿Cómo eran los viajes en tu familia? ¿Crees que nos faltó algún elemento en esta lista? Compártelo en los comentarios y no olvides equiparte para tus próximas vacaciones abasteciéndote con los mejores productos venezolanos que solo tenemos para ti en La Tienda Venezolana a precios increíbles y con envíos a cualquier parte del mundo, donde te encuentres.



Productos que pueden interesarte


Artículo más antiguo Artículo más reciente