Caracas y sus esquinas: Historias listadas para entender a una ciudad (Parte 2)

Andreína González caracas historia origen

Caracas y sus esquinas: Historias listadas para entender a una ciudad (Parte 2)

Caracas y sus esquinas: Historias listadas para entender a una ciudad (Parte 2)



[Este artículo es parte de una serie. También puedes leer lParte 1 y la Parte 3.]

Con nombres que están llenos de anécdotas, recordatorios y hasta homenajes; las esquinas de Caracas es un tema básico a conocer, cuando se quiere hablar de la ciudad.

Hoy, en el blog de La Tienda Venezolana, te ofrecemos la segunda parte de esta lista con las principales esquinas de la capital venezolana, no sin antes recordarte que si conoces y quieres compartirnos los nombres y las historias de más esquinas que las que acá te ofrecemos, puedes escribirnos en los comentarios. 

  1. Esquina de Las Monjas: En el siglo 17 hubo una viuda rica que dedicó su vida y fortuna a la iglesia. En el espacio donde hoy se encuentra el Capitolio Nacional, había una casa de dos pisos que funcionó como el Convento de Santa Clara. La señora viuda, sus cuatro hijas, tres sobrinas y dos jóvenes más tomaron allí los votos como monjas.
  1. Esquina de Maderero: Se llamó así por voz popular. En ese sitio existió un gran depósito de maderas y el viejo Teatro de Maderero, un lugar que se hizo popular por la representación de obras que se dieron a conocer con el nombre de “Los Jerusalenes”. Por lo demás, la esquina de Maderero ha sido un sitio donde siempre han existido grandes depósitos de madera, aserraderos y carpinterías.
  1. Esquina de Marrón: Allí estableció su domicilio don Lorenzo Marrón, caraqueño que se codeaba con la gente más distinguida durante la primera mitad del siglo XVIII. Sin embargo, su aposento no fue la razón real por la que se dio a conocer este lugar como Esquina de Marrón, sino la belleza de sus hijas, a las que cariñosamente llegaron a apodar “Las Marrones”.
  1. Esquina de Miracielos: Se cuenta que, en 1696, se desató una peste terrible en Caracas. Como no encontraban la forma de curarla y estaba acabando con la población, acudieron a Dios para rogarle el cese de la peste y sacaron en solemne procesión la imagen del Nazareno por las calles, en medio de oraciones. Al pasar por una esquina donde había un árbol de limón, la cruz del Nazareno lo tropezó y en la corona de espinas se enredaron varias ramas, cayendo cantidad de limones al suelo. La gente tomó los limones como señal del cielo e hicieron limonada. Muchos se curaron y cesó la peste. Desde entonces esa esquina se le llamó esquina de Miracielos y al árbol, lo llamaron el Limonero del Señor, tal como lo retratara Andrés Eloy Blanco en su poema “El Limonero del Señor”.
  1. Esquina de Padre Sierra: Su nombre viene desde tiempos de la Colonia. En 1766, vivió en esta esquina don Joseph de la Sierra, capellán de las monjas concepcionistas. 

Esquina de Padre Sierra

  1. Esquina de Pajaritos: En el lugar había una zanja y los pajaritos venían a beber agua allí. No más explicaciones al respecto.

Esquina de Pajaritos

  1. Esquina de Peláez: La familia Peláez habitó, según parece evidente, entre las esquinas de Llaguno y Cuartel Viejo, sector que recibía a mediados del siglo XVIII el nombre de cuadra de Peláez en la que la fecunda pareja hubo de poseer amplio solar para esparcimiento de tan numerosas prole. El sui géneris matriarcalismo caraqueño hizo que por largos años la esquina se llamara de “las Pélaez” feminismo repetido en muchas esquinas de la ciudad por notoriedad de sus mujeres, como fue el caso de Doña María del Carmen Peláez y Hurtado, quien casó con Don Esteban Ponte y Blanco, Caballero de la Orden de Alcántara.
  1. Esquina de Pelota: Como una contribución del pueblo vasco en los tiempos de la Compañía Guipuzcoana, se establecieron en el lugar las primeras instalaciones deportivas conocidas en la historia de Caracas. Desde entonces, se llamó el lugar “La Calle de la Pelota” y luego, hasta nuestros días, la Esquina de Pelota.
  1. Esquina de Punceres: Rememora la fabricación del primer puente de construcción solidad y perdurable que tuvo Caracas, a cargo del sargento Nicolás Puncel de Montilla.
  1. Esquina de San Francisco: Esta esquina tomó el nombre gracias a la ubicación de la Iglesia de San Francisco, edificada en el año de 1593. 

Esquina de San Francisco

  1. Esquina de San Jacinto: Otra esquina de ubicación. En ésta, se estableció el Convento de San Jacinto, construido en el siglo 16.
  1. Esquina de San Pablo: En esta esquina funcionaron la antigua iglesia de San Pablo y el hospital del mismo nombre. En algún momento, este también fue una cárcel. En este sitio exactamente, se halla hoy el Teatro Municipal. La iglesia de San Pablo fue derrumbada por Guzmán Blanco, quien consideró digno del espíritu progresista, demoler el pequeño templo que hoy sería una joya de nuestra arquitectura colonial, para levantar un fastuoso teatro que prestara vigor a la cultura caraqueña.



Artículo más antiguo Artículo más reciente