6 cosas que no pueden faltar en un hogar venezolano

Gysell Lairet Cobos arte chucherías hogar religión venezolanos en el exterior vírgenes

6 cosas que no pueden faltar en un hogar venezolano

6 cosas que no pueden faltar en un hogar venezolano



Ninguna familia es igual a otra, por ello, tanto en Venezuela como en otros lugares del mundo, cada casa es única. Sin embargo, al entrar al hogar de una familia venezolana es inevitable no encontrarse con objetos que tienen un gran significado y valor sentimental.

Por ejemplo, en una casa venezolana un título de bachiller es un documento tan importante que merece ser colgado en la pared, así como también la devoción que pueda tener una familia por la Virgen siempre se ve reflejada en un rincón o altar, por muy pequeño y sencillo que sea.

Y no se trata solo de las familias que viven en Venezuela, sino todos aquellos hogares que por cualquier motivo actualmente se construyen en otro país del mundo pero que conservan las costumbres venezolanas.

A continuación, te explicamos cuáles los las 5 cosas que no pueden faltar en una casa venezolana.

Estás en una casa venezolana si…

1. Conservan con cariño los regalos del Día de las Madres

Una actividad clásica de los colegios para la celebración del Día de la Madre o Día del Padre es la elaboración de regalos con material de reciclaje o de provecho. A pesar de que se trata de manualidades sencillas, para una familia estas verdaderas obras de arte tienen mucho valor porque son elaborados con cariño por los niños de la casa.

Hay incluso hogares en los que se mantienen expuestos estos detalles aún cuando los autores originales ya superan la mayoría de edad.

2. Cuelgan en la pared los títulos universitarios

Pared venezolana con títulos universitarios

Digamos que el título venezolano es el último que se cuelga y queda en la pared para siempre como si la casa fuese un museo, pero también pasan por la pared el título de bachiller y hasta el diploma de preescolar.

En algunas casas incluso llenan toda una pared con el título de bachiller, los diplomas de preescolar y primaria, certificados, reconocimientos y más. Esta particularidad es solo una muestra de lo orgullosos que pueden llegar a estar los padres por los logros de sus hijos.

3. Disponen de un lugar “sagrado” para la Virgen

Vírgenes en un hogar venezolano

En cualquier casa venezolana hay siempre un sitio, por muy pequeño que sea, para mostrar devoción por una figura religiosa. En las casas de familias venezolanas no puede faltar la imagen de la Virgen de la Chinita si son de Maracaibo, Virgen del Valle si son del Oriente del país, Virgen de la Divina Pastora si viven en Barquisimeto o cualquiera que sea la advocación venerada en la ciudad de origen de la familia.

Cuando se acercan las navidades, tampoco falta un pequeño pesebre o un nacimiento para conmemorar el nacimiento de Jesucristo.

4. Abundan las fotografías familiares

Puede parecer algo obvio, pero en otros países no es tan común ver en las casas portarretratos con fotografías familiares en la sala, en el comedor o cualquier otro espacio. Cosa que sí sucede en cualquier casa venezolana, donde por muchos adornos que haya o por muy pequeña que sea la vivienda, siempre hay lugar para colocar portarretratos con fotografías que reflejen los momentos más significativos de la familia.
No puede faltar una foto de la boda de los padres, la graduación de los hijos, la celebración de las navidades o las vacaciones familiares.

5. Tienen un rincón venezolano

Pared con cuadros de Venezuela

Toda casa venezolana tiene su rincón tricolor para recordar cuáles son sus raíces. Se trata de un pequeño espacio con todos aquellos objetos que hacen sentir a los miembros de la familia orgullosos de su país. Una pequeña bandera, una pared con cuadros de los paisajes más hermosos de Venezuela, una figura artesanal o de cerámica, un cuatro en miniatura y más.

No queda ninguna duda que en una casa venezolana se conservan las tradiciones y costumbres, aun cuando sus habitantes tengan varios años o décadas fuera del país, porque el venezolano mientras más lejos esté de su tierra, mayor es el orgullo que siente por ella y más grandes son las ganas de luchar para verla hermosa.

6. Disponen de una sección especial de la despensa para guardar chucherías

Despensa llena de chucherías

Esta es la parte favorita de todos los niños (y de algunos adultos). Normalmente es un huequito medio escondido en la parte de arriba de la despensa. Es el típico lugar donde terminan las chucherías que recogieron los chamos en la última piñata, las cajas de Cocosettes, Torontos y Pirucream, y el resto de los antojitos necesarios para un buen postre o para acompañar una película un viernes por la noche. Es la tentación más fuerte para todos aquellos que están a dieta.



Productos que pueden interesarte


Artículo más antiguo Artículo más reciente