20 platillos que todo caraqueño debería probar al menos una vez en su vida

Andreína González bebidas caracas chicha comida venezolana harina pan universidad

20 platillos que todo caraqueño debería probar al menos una vez en su vida

20 platillos que todo caraqueño debería probar al menos una vez en su vida



El paladar capitalino es especial y no cualquiera tiene la bendición de poseerlo. Caracas, como capital de Venezuela, resulta en una confluencia exquisita de costumbres, culturas y hasta sabores bien particulares que se han robado los vítores y alabanzas de aquellos que apreciamos la buena comida.

Desde platillos muy elaborados, hasta otros más que sencillos, forman parte de esta lista que hoy te ofrecemos en el Blog de La Tienda Venezolana, donde intentamos recapitular esos 20 esenciales que deberías probar –al menos una vez en tu vida- si es que gustas llamarte “caraqueño de pura cepa”.

Platos fuertes

1. Ceviche y otras delicias del Perú en Parque Carabobo

No hay lista sobre Caracas que no incluya este rincón tan especial del Perú en Caracas, ya que es el plan perfecto para salir de la rutina culinaria y probar deliciosos platos de la cultura inca en Parque Carabobo. Si alguna vez fuiste a probar esta comida, sabes que los puesticos solo se instalan los días domingo.

2. El comedor de la UCV… ¡eternamente a Bs. 2!

Si estudiaste en la UCV, seguramente nunca gastaste en comida, cantidades exorbitantes, ya que con solo 5 bolívares (porque luego tuvo un ajuste a 5 bolívares y los estudiantes protestaron por ello) podías disfrutar de una comida completa. Así, ¿quién no aprovecha esta ganga?

3. La Paella y otros gustos ibéricos en La Candelaria o en el Restaurante Gallegos de la Esquina El Muerto

Paella valenciana

Si tu plan involucraba fútbol y una buena conversa entre amigos, acompañado de una cervecita, el lugar seguramente fue éste. Las tasquitas de La Candelaria y el Restaurante Gallegos, además de ofrecerte comida en buenas cantidades y un ambiente increíble, siempre han sido de esos lugares donde puedes comer mucho por precios muy módicos.

4. Cachapas en La Unión

De las favoritas para los fines de semana o para cuando te tocara la triste labor de visitar a los tuyos en el Cementerio del Este. Las Cachapas de La Unión siempre han sido un plan, casi que, religioso para todo aquel caraqueño que se precie de serlo y una parada obligatoria al pasarte de El Cafetal.

5. Pizzas en Da’Walter (San Luis)

Desde 1 rebanada, hasta pizzas completas, en Da’Walter podías comer a la medida de tu antojo toda la pizza que quisieras. Su rasgo característico: el corte de las rebanadas en cuadros, en lugar de los típicos triángulos.

6. La Comida China en El Bosque, los domingos

Desde el pato hasta las lumpias, si tu comida favorita es la comida china, seguramente este era tu punto fijo para los días domingos, ya que todo lo que lleve “chinos” y “El Bosque” en la misma frase, es sinónimo de calidad, así como rezaba la antigua frase de medicamentos: “Si es… …es bueno!”

7. La Polvorosa de Pollo en Atar (Cuadra Gastronómica de Los Palos Grandes)

Polvorosa de Pollo

La Polvorosa de Pollo es una joya de la comida mantuana en Caracas y, aunque hay varias buenas recomendaciones de este platillo en la ciudad, la de la Cuadra Gastronómica es una que, andes donde andes, si te precias de ser caraqueño, tienes que haber probado, por lo menos, una vez en tu vida.

8. Una punta trasera en La Estancia

Ya sea que seas verdadero fanático de los cortes de carne o que hayas sido uno de los miles que se acercaron a La Estancia luego de cantar en su mente el famoso jingle de “Solo en La Estancia encontrarás… el buen sabor del restaurant”, la experiencia de disfrutar una punta trasera en este restaurant era algo único, y lo sabes.

9. Las pastas frescas del Forchettone D'Or (Bello Monte o Chacaíto) o de El Fetuccine (La Carlota)

Pasta fresca

La promesa de estos restaurantes siempre fue consentirte con buena comida italiana, como si te la estuvieran preparando en casa. Y tal vez la cumplieron. Comías bastante, económico y además, si quedabas con ganas, podías pedir pasta fresca para llevar a casa y preparar cuando quisieras.

Balas frías

10. Los “asquerositos” de Las Mercedes y Plaza Venezuela

En Caracas, los asquerositos son tan nobles como la Polvorosa de Pollo. No en vano, un asquerosito “deluxe” fue galardonado entre los mejores perros calientes de Nueva York. La tradición caraqueña, heredada de los perros gigantes del Drugstore de Chacaito, sigue viva y repotenciada en los puestos de Las Mercedes y Plaza Venezuela y hasta ha sido protagonista de películas y videoclips. Si no te has comido un “asquerosito”, definitivamente no creciste en Caracas y, por ende, no eres caraqueño.

11. Las Empanadas y Arepas en Las Mercedes

Empanadas

Para desayunar una empanada y para cenar o para después de la rumba una buena arepa. Las de la Avenida Río de Janeiro son icónicas: Entre La Casa del Llano, el Solar y El Budare del Este, se reparten bien los gustos para no dejar a nadie con ganas.

12. Los tacos de Pancho Villa (El Cafetal)

Para muchos, nuestros primeros tacos fueron los de Pancho Villa (aunque luego aprendiéramos que eso era más tex-mex que taco) y por eso, esos tacos tienen un lugar especial en nuestro corazón. ¡Comida “mexicana” sin salir de Caracas!

13. Shawarmas en Pincho Pan

Shawarmas

¿Qué tenía la carne de los shawarmas de Pincho Pan que al terminar queríamos comernos otro y otro y otro? No lo sabemos. ¡Lo que sí sabemos es que eran exquisitos! Y una muy rica opción para comer libanés en la capital. Buen sabor y buen precio.

Antojos

14. Los Helados de Crema Paraíso

El antojo icónico de la gran Caracas es sin duda, un helado de Crema Paraíso y es que ¿cómo no serlo? cuando la famosa heladería ya tiene una tradición de más de 50 años en el país y los helados siguen siendo tan ricos como entonces.

15. Los Tostones de la Autopista Francisco Fajardo

El gusto culposo de muchos, mientras esperaban llegar a su casa. Accesibles, económicos y llenadores, los tostones de la autopista te mantenían distraído mientras la cola habitual de las “horas pico” en la ciudad hacía de las suyas.

16. Las donas de Kinky Donuts

Caraqueño que se precie de serlo, debe recordar, donde quiera que se encuentre, que aprendió a comer donas con Kinky Donuts antes que con Maxi Donas o cualquier otra marca de donas que disfrute en la actualidad.

17. Los Profiteroles de la Mozart (CCCT)

Profiteroles de la Mozart

La crema pastelera y el chocolate en una combinación más que perfecta son posibles en este delicioso e icónico postre capitalino. A la fecha, no hemos podido encontrar profiteroles como esos y, de solo pensar en ellos, la boca se nos hace agua.

18. Un Gelato Café en El Hatillo

Desde que El Hatillo se convirtió en el lugar predilecto para disfrutar los fines de semana, la oferta gastronómica del lugar se amplió y mejoró a pasos agigantados. Muestra de ello, son los helados de Gelato Café. Helados artesanales de altísima calidad y hechos según la tradición italiana de un exquisito helado.

19. Una Chicha fría en la Plaza del Rectorado y debajo del reloj de la UCV

Chicha

Si eres Ucabista, se dice que si pasas detrás de Andrés Bello no te gradúas y estamos seguros que algo así podría pasarte si eres Ucevista y nunca te tomas una chicha de las de Rectorado. ¡Son un ícono! Imposible perdérselas.

20. Una exquisita torta de la Danubio (Chacao)

Si es de hablar de sus tortas, siempre se recomiendan las tortas de guanábana, la torta de queso con mermelada de guayaba y la torta marmoleada con cobertura de chocolate. Sin embargo, la Danubio es de esos lugares donde, fácilmente, puedes sentir que el paraíso del azúcar tiene una sede en Caracas.

¿Si probaste todos estos platillos? ¿Cuál es tu favorito? ¿Qué otro platillo agregarías a esta lista? No olvides compartirnos tus comentarios en la parte inferior de esta nota, así como visitar nuestra sección de comida en La Tienda Venezolana, donde encontrarás deliciosos antojos venezolanos que te harán sentir en casa, en cualquier parte del mundo donde te encuentres.




Artículo más antiguo Artículo más reciente